Perros Sanadores

Conozca más sobre la Zooterapia, una asistencia terapéutica que emplea todas las virtudes de los perros para ayudar a las personas.

 
 
  Perros Sanadores  
   
 

La razón principal por la que existen los perros en la zooterapia es porque nos contactan con nuestros instintos más profundos. Esto quiere decir que el perro se comportará como tú lo haces, si eres agresivo él será agresivo, si eres inseguro el también lo será. La personalidad del perro quiere decir mucho más de la personalidad del dueño de lo que normalmente se cree.

Todo aquel que se rehúsa a tener un perro quiere evitar la responsabilidad de cuidarlo. No quiere sacarlo a pasear, educarlo, vacunarlo, darle de comer, comprar la comida, etc. Comprometernos con todas estas actividades y responsabilidades involucra socializar, aprender a poner límites, hacer ejercicio físico, etc. La situación es símil a tener un hijo, solo que al tenerlo uno no se convierte en el capo de una manada, solo en padre.

Todos los líderes comparten ciertas características, el elegido es el más inteligente, más fuerte, el que más sabe y todos lo siguen en lo que dice y hace. Si la manada está en peligro, el líder dará su vida por ella. En un comienzo, el posible líder aprende a comportarse en la manda, es sumiso con los hermanos mayores, cuida de los más chicos, aprende a cazar, etc., conoce su lugar en la manda y la forma de aumentar su jerarquía. Si no mejora, toda su vida será subordinada, pero si tiene el potencial de líder, algún día podrá llegar al cargo y derrocar al antiguo guía.

Si lo piensas un segundo, te darás cuenta de la cantidad de familias que no encuentran la manera de poner límites, ganarse el respeto de los integrantes, alimentarlos adecuadamente y dar la vida por ellos.

Porque no sabemos ser líderes, un perro nos ayuda a descubrir cómo comportarnos y mandar en una posición de jerarquía. Gracias a la crianza de un perro, uno descubre que para ser líder hay que estar seguro, compartir el lenguaje corporal con el vocal, y tener decisión sobre nuestras acciones. Si uno no actúa de esta forma, el perro no obedecerá, no sólo por ser poco convincente, sino porque se libera una hormona llamada cortisol por el estrés causado.

 

 

A diferencia de los animales menos evolucionados, en los seres humanos existe la ambivalencia, y es por eso que cuesta tanto criar a un hijo. La cultura nos ha enseñado a mentir, a decirle a una amiga que está muy linda cuando en realidad se ve fatal. La asertividad, en cambio, es comunicar las cosas tal cual son, sin importar los sentimientos del otro.

Sin embargo, la asertividad no implica decir nuestros pensamientos de mala forma, una madre no tiene por qué gritarle a su hija “no me gusta este chico porque es grosero y  no estudia”, lo mismo puede decirse con argumentos coherentes y en una conversación sensata. Además, siempre hay que enseñar con el ejemplo, una madre no puede ordenarle a su hija que no esté con un chico agresivo cuando su marido es un golpeador, genera incoherencia en su discurso.

Si uno aprende a ser líder, tendrá éxito, pero el asumir esta gran responsabilidad genera miedos en nuestro ser que nos orientan a abortar la jerarquía. Un perro nos enseña a desarrollar nuestro potencial de líder, a ser conciso, coherente y asertivo, a caminar erguido y con seguridad y poner límites tanto en su vida como en la tuya. La causa de todos los perros que están mal educados es la vagancia del dueño, de evitar tomar las riendas de la situación.

Una prueba que les ponen a las personas que concurren a alcohólicos anónimos es cuidar una mascota y una planta. Si ellos no pueden cumplir con esto, indica que no son capaces de cuidar de sí mismos.

El terapeuta que utiliza la zooterapia, podrá darse cuenta de tus fortalezas y debilidades gracias a la detección del perro. En la zooterapia, el perro actúa como un instrumento para controlar tu vida, por lo que si lo solucionamos a tiempo, nuestros hijos serán mejores y  en un futuro habrá más líderes y menos vagos.

Los animales se acercan a nosotros sin importar nuestro aspecto físico, tan solo quieren pertenecer. Lo que ocurre, es que ellos son animales sociales, tal como nosotros, necesitan ser parte de una manada para vivir felices, es por eso que nosotros pudimos domesticarlos.

Todo el mundo sabe que los animales domésticos han variado sus características a lo largo del tiempo, los han cruzado con los animales más sumisos para lograr que sean estos quienes sobrevivan.

Los seres humanos también han ido modificando el aspecto físico de los animales, como sus colas, orejas, etc., para generar mayor atracción de las personas hacia ellos.

Estas son algunas de los fenotipos de la domesticación, los cuales pueden ser aplicados en diferentes animales como cerdos, vacas, perros e inclusive a gallinas o algunos peces.

¿Es genético nuestra atracción y cuidado hacia los perros? ¿Es posible decir que todo aquel que ama a los perros tuvo una mayor posibilidad de supervivencia por la ayuda de este animal para poner comida en su mesa y protegerlo de las amenazas de este mundo violento?

Según Leif Andersson, profesor de biología genómica, la respuesta tiene varias aristas, no solo hace falta entender como hemos domesticado a los perros, sino como hemos sometido nuestros propios instintos salvajes.

Una prueba evidente de la íntima relación del humano y el perro es que este, a diferencia del chimpancé, sigue con la mirada fija el dedo que apunta hacia el alimento escondido.

Animales de servicio

 

Existen tanto animales terapéuticos como animales de servicio o asistencia. Los animales terapéuticos son aquellos que se ocupan de intervenir determinadas psicopatologías, modificar conductas y muchas veces de manera preventiva. Los animales de servicio, por su parte, se ocupan de completar las carencias del dueño, siendo estas discapacidades físicas, sensoriales o mentales que complejizan su vida diaria.

Todo persona que recibe a un perro le incrementa su autoestima, ya que no necesita la ayuda de su familia o cuidadores.

Los beneficios son varios, principalmente por la sensación de independencia que los perros otorgan, muchas veces las personas son capaces de retornar a su trabajo.

Los perros de servicio son capaces de brindar a toda la familia una independencia muy necesaria para el bienestar de todos.

 

Cual es su rol

Los perros de servicio son capaces de hacer varias actividades. Pueden empujar una silla de ruedas o cargar y levantar cosas, e inclusive ayudarlos con su equilibrio en caso de impedimentos de movilidad. Tienen la capacidad de alertar a personas sobre algún sonido, si su dueño tiene problemas auditivos o sobre algún ataque para dar tiempo a su dueño a prepararse para el mismo. También otorgan tranquilidad, aliviando el estrés a discapacitados mentales o emocionales. En suma de esto, existen los Lazarillos, perros para ciegos.

No debe pensar que los perros sienten esto como una carga o un trabajo, ellos están encantados, es tan solo un juego una manera de comunicarse a mayor escala con sus dueños. Evitan la soledad y pueden devolverle un poco del cuidado que le brindan.

El perro es leal, nunca abandonará a su dueño. Esta relación recuerda la necesidad del cuidado del otro para poder sobrevivir uno, nadie puede salvarse solo. El perro no enseña sobre el amor. Cualquier raza de perro tranquila, equilibrada y obediente puede servir como perro de asistencia.

Muchas veces, los perros que han sido abandonados son una buena opción, porque ya sintieron los peores sentimientos, y son los mas carenciados de amor, por lo que tener un nuevo dueño que los acompañe en todo momento, los respete y cuide, es lo mejor que les puede pasar.

A pesar de la variedad de razas posible, inclusive las mestizas que al tener una gran variedad genética suelen vivir más, los perros más conocidos para este rol son los labradores retriever, los golder retrievers y los ovejeros alemanes. El sexo del perro no tiene importancia, pero es obligatorio que sean castrados.

No es posible olvidar que, a pesar de no entender  la solidaridad, ética o valores humanes, muchos perros han dado su vida por nosotros.

  1. Laika: en 1957 fue enviada al espacio y murió por falta de oxigeno a los siete días.
  2. Balto: En medio de una tormenta por el año 1925, pudo llevar un cargamento de medicamentos que finalizo con una epidemia de difteria desde Anchorage a Nome en Alaska.
  3. Bobby: Durante 14 años no se alejo de la tumba de su dueño, ejemplo de lealtad.
  4. Chonino: Murió heroicamente al servicio de la policía argentina, deteniendo a unos delincuentes.
  5. Barry: San Bernardo de Suiza que se hizo famoso por ayudar a viajeros peregrinos extraviados en la nieve.
  6. Mathais: consagrado por el ejército Alemán por socorrer a heridos de la segunda guerra mundial
  7. Nick Carter: facilitó la detención de más de 500 delincuentes.
  8. Hachico: perro japonés que esperaba a su dueño en la estación de tren todos los días, inclusive cuando dejó de regresar.

Todos estos ejemplos demuestran la calidez y amor de los perros, en una sociedad tan mal acostumbrada a exigir sin estar dispuesta a dar, estos animales son héroes sin nada a cambio.

¿Quieres conocer más sobre tu perro? Conozca sus características más destacadas en Mejoras Razas haciendo Click Aquí