astrologiahoroscopo
 
Buscar en astrologiahoroscopo.com
 
 
Horoscopo
Horoscopo 2013
Horoscopo 2014
Horoscopo 2012
Horoscopo Chino 2012
2012 Predicciones
Profecias 2012
Horóscopo 2011
Horóscopo Chino 2011
Horoscopo del amor 2011
Ley de Atracción
Blog
Horóscopo semanal
Besos y signos
Horóscopo Diario
Lugares y signos
Horóscopo del amor
Horóscopo sexual
Profesion y trabajo según signo
El Alquimista
Tarot
Mantras
Carta Natal
Horóscopo Chino
Compatibilidad entre signos
Horóscopo
Astrología
Signos: características
Runas
Oraciones
Karma
Revolución Solar
Numerología
Chakras
Horóscopo Celta
Horóscopo de las Hadas
Horóscopo Indígena
Horóscopo Egipcio
Feng Shui
Reencarnación
Misterios
Meditación
I Ching
Reiki
Rituales
Fechas para evitar
Poder Interior
Foro
Horóscopo de los Colores
Mundo Espiritual
Canales
Publicite Aquí
 

 
 

Mas sobre:
Cristales
 
Cristales
Intro
Cuarzo
Diamante
Uso de Cristales
Masajes
Meditación

La piedra y el Diamante

La sabiduría tradicional otorga a la piedra el símbolo del ser como unidad y fuerza. Desde las épocas más remotas, la piedra supone la solidificación del ritmo creador, lo opuesto al cambio biológico, pero ha sido venerada en pirámides y en, múltiples formas. Se conoce la piedra filosofal de los alquimistas como la materia o polvo de proyección con la cual intentaban convertir en oro otros metales.
Místicamente esa piedra filosofal simboliza la realización del Mágnum Opus (gran obra), es decir, la sublimación de los aspectos inferiores del ser humano en naturaleza divina.
La piedra bruta, por el contrario, es el material irregular que deben desbastar los Aprendices, emblema de las edades primitivas del hombre e imagen del alma del profano. La piedra bruta deberá ser pulida con el cincel de la voluntad y el martillo del esfuerzo.
Por su parte, el diamante constituye la más elevada manifestación de la Luz blanca o Luz Universal. Es el rey de las piedras, el mas potente y precioso. Representa la más pura concentración de energía que emana de la voluntad divina. Se dice de él que ayuda a armonizar el corazón y la voluntad con el espíritu divino. El Buda hablaba del “espíritu de diamante”, en el que todo es pura reflexión y transparencia de un espíritu que puede reducir a migajas la ilusión de los espejos, pero que ninguna fuerza, por grande que sea, puede rayar.