astrologiahoroscopo
 
Buscar en astrologiahoroscopo.com
 
 
Horoscopo
Horoscopo 2013
Horoscopo 2014
Horoscopo 2012
Horoscopo Chino 2012
2012 Predicciones
Profecias 2012
Horóscopo 2011
Horóscopo Chino 2011
Horoscopo del amor 2011
Ley de Atracción
Blog
Horóscopo semanal
Besos y signos
Horóscopo Diario
Lugares y signos
Horóscopo del amor
Horóscopo sexual
Profesion y trabajo según signo
El Alquimista
Tarot
Mantras
Carta Natal
Horóscopo Chino
Compatibilidad entre signos
Horóscopo
Astrología
Signos: características
Runas
Oraciones
Karma
Revolución Solar
Numerología
Chakras
Horóscopo Celta
Horóscopo de las Hadas
Horóscopo Indígena
Horóscopo Egipcio
Feng Shui
Reencarnación
Misterios
Meditación
I Ching
Reiki
Rituales
Fechas para evitar
Poder Interior
Foro
Horóscopo de los Colores
Mundo Espiritual
Canales
Publicite Aquí
 

Horóscopo del amor

Elige el signo para saber las características amorosas de las personas que tienes cerca tuyo.

 
horoscopo del amor

Horóscopo


La palabra Horóscopo es la primera que se cruza por la mente de una persona que no tiene conocimientos sobre Astrología. Quienes estén interesados pedirán que les sea adivinado su signo, otros querrán saber acerca de su propio signo o como anda por esa época, y los que no prestan interés en la materia dirán que no creen en ello.
Para empezar, es relevante que el que lo lee sepa realmente el significado de la palabra Horóscopo. Dicha palabra proviene del griego hora y de skopein que quiere decir examinar, con esto entendemos que la palabra Horóscopo es el examen u observación que los antiguos astrólogos hacían sobre estado del cielo en la hora en que nacía un niño, y mediante ello adivinaban futuros acontecimientos de sus vidas. Actualmente esta palabra no tiene nada que ver con lo dicho anteriormente, la definición actual de la palabra Horóscopo es la siguiente: Es la descripción, signo por signo,  del pronóstico día por día que figura en la mayoría de los diarios y revistas mundiales, donde también, se encasilla a las personas del mundo en doce grupos distintos, dentro de los doce signos del zodíaco, lo que lógicamente no tiene ningún sentido.
La dedicación mundial de leer el horóscopo que aparece actualmente, día a día, en la mayoría de los  periódicos empezó cuando R. H. Taylor, un astrólogo británico, dio al signo solar, posición que marca cada signo, mayor importancia de la que los antiguos astrólogos tradicionales le habían dado hasta el momento. Desde entonces, la Astrología se convirtió en un asunto común y de uso corriente, teniendo en cuenta que sólo es necesario saber la fecha del año en que nació una persona para determinar características y cualidades propias de su personalidad.
Actualmente cualquier persona se siente capacitado y autorizado para hablar sobre los signos zodiacales, sin saber en lo absoluto que en la astrología el signo es sólo la punta del iceberg, manteniéndose el resto sumergido dentro de las profundidades del conocimiento y estudio de la verdadera Astrología.
Mientras se va descubriendo la gran cantidad de posibilidades que nos brinda la Astrología, considerada una materia deslumbrante y absorbente, se entiende la ilimitada profundidad y complejidad que otorga esta gama del conocimiento humano.
A su vez tanto los interesados en la materia como los que no lo están, deberían informarse sobre esta disciplina que, hace más de cuatro milenios, viene absorbiendo la mente de la humanidad. Constantemente se están realizando nuevos descubrimientos a nivel mundial y paralelamente formulando nuevas hipótesis y teorías. La Astrología no resulta una tarea fácil si es practicada seriamente dentro y de los parámetros de la ética, pero sin dudarlo puede proporcionar grandes recompensas personales, siempre que se practique seriamente, demostrando sugerencias y opciones, sin ser determinante.
Respecto a quienes no creen es interesante nombrar a Sir Isaac Newton, quien cuando ingresó a Cambridge le preguntaron: “¿Qué desea estudiar?”, y  respondió: “Estudiaré matemáticas, porque mi meta es corroborar la Astrología Judiciaria”. Unos años después, mientras Halley censuraba su creencia sobre los principios astrológicos, el replicó: “Es evidente que usted no ha estudiado Astrología, yo sí lo he hecho”.

Evidentemente la respuesta utilizada por Newton aún es viable en nuestros días. La Astrología no se vale por opiniones, de quienes creen o no creen, sino del estudio y la corroboración del mismo, por esto el tema es saber o no saber.