astrologiahoroscopo
 
Buscar en astrologiahoroscopo.com
 
 
Horoscopo
Horoscopo 2013
Horoscopo 2014
Horoscopo 2012
Horoscopo Chino 2012
2012 Predicciones
Profecias 2012
Horóscopo 2011
Horóscopo Chino 2011
Horoscopo del amor 2011
Ley de Atracción
Blog
Horóscopo semanal
Besos y signos
Horóscopo Diario
Lugares y signos
Horóscopo del amor
Horóscopo sexual
Profesion y trabajo según signo
El Alquimista
Tarot
Mantras
Carta Natal
Horóscopo Chino
Compatibilidad entre signos
Horóscopo
Astrología
Signos: características
Runas
Oraciones
Karma
Revolución Solar
Numerología
Chakras
Horóscopo Celta
Horóscopo de las Hadas
Horóscopo Indígena
Horóscopo Egipcio
Feng Shui
Reencarnación
Misterios
Meditación
I Ching
Reiki
Rituales
Fechas para evitar
Poder Interior
Foro
Horóscopo de los Colores
Mundo Espiritual
Canales
Publicite Aquí
 

 
 

Mas sobre:
I-Ching

I Ching

Numero y espacio en el I Ching (2da parte)

Ese quelónido que sigue siendo primordial para entender el misterio que rodea al I Ching. Al respecto, Vitus Droscher, el genial etólogo alemán, sostuvo que la tortuga es “longeva porque crece hasta el día de su muerte”, frase a todas luces alquímica si las hubiere. Prueba elocuente del número indivisible de lo vivo, la tortuga sostiene el mundo desde la vieja cosmogonía hindú hasta la fantasía galápago, allí en donde silban sus amores y hablan de una felicidad que los seres humanos nunca conoceremos. El carey de su caparazón, como el jade, es un elástico cómputo de las revoluciones solares y la danza estelar y tal vez por eso, al contacto del fuego, entre el azar y la intuición, que diría E. Saad, fundó para los primeros adivinos y sabios chinos un saber basado en la sincronicidad. Mas tarde, por encima de la tortuga y segura como ella, creció el I Ching, arrastrando en su curso secular taoísmo y confucionismo, ritual y danza, número y aforismos.
En occidente, por una curiosa sincronía, la tortuga fue para los griegos un animal hermético, dueño de saberes secretos, entre los cuales se cuenta el de la música cítara. Plutarco dice de ella que es símbolo de las virtudes domésticas y Dom Pernety sostuvo que ella es la prima materia del trabajo alquímico: ejemplifica en su forma cómo lo lento se vuelve rápido, cómo la tierra se vuelve cielo.
En apretadas páginas el estudioso E. Saad intenta hallar el puente, tan necesario hoy, entre Oriente y Occidente, sirviéndose para ello de analogías biológicas y científicas y probando, una vez más, lo que ahora llamamos biorritmos, los chinos lo conocieron bajo el principio sincrónico del I Ching. El largo y fascinante laberinto que ese libro antiguo nos propone recorrer tiene, desde el punto de vista numerológico, dos cifras significativas a las que también Occidente prestó atención: el 6 y el 9. Sólo de pensar su reflejo especular nos vienen a la memoria las leyes que rigen la embriología humana, siendo seis sexos y nueve la cifra aproximada de lunas que tardará una criatura cabeza abajo en el vientre de su madre, en tornarse cabeza arriba entre los brazos de su padre. Los cabalistas hebreos sostienen que la letra cuya cifra es seis, la vav ( ), alude al día de la creación del hombre, y que por ello representa su columna vertebral; mientras que la tet ( ) cuyo valor es nueve, alude a su ombligo, centro aúreo, punto de intersección entre las generaciones. ¿A caso no nos dice, de modo parecido, el I Ching, que entre la segmentación (líneas partidas) y la coherencia (líneas enteras) el peso del pasado puede hacer ingrávido nuestro presente, alternándonos una y otra vez sobre lo que crece y decrece, sobre la ilusión dualista y, sobre todo, acerca de la relación cabeza/pie, principio y fin de nuestro destino personal?

fotos i ching

Continuar leyendo.