astrologiahoroscopo
 
Buscar en astrologiahoroscopo.com
 
 
Horoscopo
Horoscopo 2013
Horoscopo 2014
Horoscopo 2012
Horoscopo Chino 2012
2012 Predicciones
Profecias 2012
Horóscopo 2011
Horóscopo Chino 2011
Horoscopo del amor 2011
Ley de Atracción
Blog
Horóscopo semanal
Besos y signos
Horóscopo Diario
Lugares y signos
Horóscopo del amor
Horóscopo sexual
Profesion y trabajo según signo
El Alquimista
Tarot
Mantras
Carta Natal
Horóscopo Chino
Compatibilidad entre signos
Horóscopo
Astrología
Signos: características
Runas
Oraciones
Karma
Revolución Solar
Numerología
Chakras
Horóscopo Celta
Horóscopo de las Hadas
Horóscopo Indígena
Horóscopo Egipcio
Feng Shui
Reencarnación
Misterios
Meditación
I Ching
Reiki
Rituales
Fechas para evitar
Poder Interior
Foro
Horóscopo de los Colores
Mundo Espiritual
Canales
Publicite Aquí
 

 
 

Mas sobre:
I-Ching

 

I Ching

Numero y espacio en el I Ching (3ra parte)


Si el hombre desea nacer una y otra vez tiene, al fin y al cabo, que revertir el seis en nueve, pasando por el trigrama dialéctico psicoanalítico si quiere o bien atendiendo a la inscripción metabólica que desde su propio cuerpo le anuncia las rutas correctas e incorrectas de su fisiología y su camino dietético, tiene la ventaja de transpersonalizar nuestras preguntas arrojándonos de regreso al cosmos, mas allá de la ciudad y de la época, es decir más acá de la máscara social, y en tal sentido emerge, al igual que la cabala con sus treinta y dos senderos, como una vía de sabiduría que mediante sesenta y cuatro hexagramas (obsérvese que es el doble de la occidental) nos permite pensarnos más allá del ego, como simples puntos focales en el gran diorama de la naturaleza.
Tal vez en esa diferencia numérica escribe el secreto del valor que los chinos confieren al espacio, del que elocuentemente nos habla el I Ching.
Cuando digo espacio, nos referimos a la naturaleza, medio ambiente, ecología.
Los treinta y dos senderos de la sabiduría judeocristiana se remiten, tout court, al corazón del hombre. Pero hoy sabemos que no somos ni debemos ser, como especie, el centro del universo. Hay otras treinta y dos formas esparcidas en las redes cristalinas de la materia y son ellas, que nos preceden y nos sucederán, las que en definitiva regulan, desde una posición no egótica, nuestro ritmo viviente.
Heroica ha sido nuestra aventura numérica desde los días de Grecia a Israel, puesto que nos ha conducido al ordenador y a la fibra óptica, a las estadísticas y la tabla periódica de los elementos. Sin embrago tal aventura pertenece al reino del conocimiento al que sigue faltándole el rey sabio, un eje reparador, un acorde armónico.
El I Ching puede, según explica E. Saad, ocupar ese lugar, convirtiéndonos de pensadores temporales en seres para quienes el espacio no es meramente la envoltura aleatoria de su cuerpo sino un organismo vasto y maravilloso del que tenemos el privilegio de ser el sintético espejo microcósmico. Dado que la crisis energética que enfrentamos (carestía de petróleo, polución, materiales no biodegradables) pone en tela de juicio la velocidad, deberemos volver a pensar en la mítica tortuga de Fu Xi y su proverbial lentitud, porque, tal como dijo Lao Tsé, “sin salir de su cuarto el sabio conoce el universo”, y sólo hay una verdadera paz en la ecuanimidad de espíritu.

Abramos, pues, la ventana de nuestra habitación a ese libro que es el universo: el I Ching.

simbolo del i-ching