astrologiahoroscopo
 
Buscar en astrologiahoroscopo.com
 
 
Horoscopo
Horoscopo 2013
Horoscopo 2014
Horoscopo 2012
Horoscopo Chino 2012
2012 Predicciones
Profecias 2012
Horóscopo 2011
Horóscopo Chino 2011
Horoscopo del amor 2011
Ley de Atracción
Blog
Horóscopo semanal
Besos y signos
Horóscopo Diario
Lugares y signos
Horóscopo del amor
Horóscopo sexual
Profesion y trabajo según signo
El Alquimista
Tarot
Mantras
Carta Natal
Horóscopo Chino
Compatibilidad entre signos
Horóscopo
Astrología
Signos: características
Runas
Oraciones
Karma
Revolución Solar
Numerología
Chakras
Horóscopo Celta
Horóscopo de las Hadas
Horóscopo Indígena
Horóscopo Egipcio
Feng Shui
Reencarnación
Misterios
Meditación
I Ching
Reiki
Rituales
Fechas para evitar
Poder Interior
Foro
Horóscopo de los Colores
Mundo Espiritual
Canales
Publicite Aquí
 

Causa y Efecto

 
 
causa y efecto

Causa y Efecto

Para decirlo de manera sencilla y asequible a nuestra mentalidad occidental, el karma es la ley de la causa y del efecto. Y esta idea parte de una idea anterior, que es la de la evolución y la reencarnación, y que tiene adeptos en el mundo desde hace ya mas de 2500 años.

Pero para entender bien el funcionamiento del karma debemos “desoccidentalizar”  un poco nuestro pensamiento.

Los occidentales, ante la pregunta de quienes somos, solemos dar una respuesta errada: decimos nuestro nombre, nuestra actividad, hablamos de nuestra familia o nuestras relaciones en la sociedad, podemos incluso hablar de nuestros deseos o de nuestros proyectos.

Pero no estamos hablando en realidad de quienes somos.
En todos los idiomas y las culturas conocidos cuando se habla de un YO se habla de algo que esta colocado por lo general por fuera del cuerpo, de la mente. Del espíritu.
Decimos “yo tengo este cuerpo”, “yo tengo un alma”, “yo poseo un espíritu”. En otros idiomas es similar: en ingles por ejemplo se dice I have a body, i have a spirit; o en Francés je tiens un corp, y así en otros idiomas. Esto lo podemos ver en el uso lingüístico cotidiano de los idiomas actuales. Pero… ¿de que hablamos cuando hablamos del Yo, de esa esencia intima que se manifiesta al mundo por medio de los sentidos o de la expresión verbal, pero parece tan inasequible y difícil de diferenciar?

La dificultad para definir esto, que a veces nos parece tan cotidiano pero cuando nos ponemos a pensar en ellos nos plantea tanta efusividad, estriba precisamente en su esencia misma: se trata de una energía vital, única a todo el universo porque todo lo que existe esta relacionado entre si y ese “yo” pertenece al universo cósmico de la mismaza manera que una gota de agua pertenece al océano.

Ese YO esta formado por vibraciones, y todo lo que hacemos en nuestro diario vivir es sumergirnos en un universo de vibraciones energéticas.
Por ejemplo, cuando nos alimentamos, esos alimentos después de la digestión se convierten en moléculas de proteínas, o de carbohidratos o grasas o vitaminas que a su vez se convierten en átomos que están girando, vibrando, transformándose en energía, reponiendo nuestro desgaste.

Cuando respiramos estamos recibiendo esa energía (que los yogis llaman prana) que en los pulmones se lleva a la sangre y nos oxigena y energiza.
La segunda Ley de la termodinámica de Newton establece que nada se crea ni se destruye, sino que se transforma, y se vuelve a transformar.
Esto sucede en el mundo físico, pero nuestro Ego Superior, ese YO que es eterno, infinito e indestructible también al morir el cuerpo físico se reintegra a su campo vibracional correspondiente.

Siguiendo estos preceptos la energía que ahora late en un cuerpo procede de otros cuerpos en los que también se manifestó, y tuvo sus experiencias vitales y sensitivas. Es una energía que se ha encarnado en otro cuerpo anterior y se ha manifestado a través de sus sentidos, sus emociones y su voluntad.
En el transcurso de cada encarnación, de cada vida vamos haciendo cosas buenas y cosas malas.

Pero en un mundo donde todo a veces aparece de forma relativa, ¿Cómo podemos discernir qué es lo bueno y qué es lo malo? Si nos fijamos en las leyes que forman los códigos penales nacionales de todo el mundo, notamos enseguida que lo que es bueno en unos lados es malo en otros y eso no puede darnos ninguna pista.
Si observamos la historia, las leyes que van gobernando el comportamiento de los hombres a la larga de los años, vemos que lo que es reprobable en un momento histórico deja de serlo al siguiente. Debemos entonces apelar a un conocimiento superior para que nos oriente en este punto.

Continúa

Mas sobre:
Karma
 
Karma
Ciclos Karmicos
Karma y vida diaria
Atados al Karma
Qué es el Karma?
Causa y Efecto
Como Conocer Nuestro Karma
Karma y Numerología