astrologiahoroscopo
 
Buscar en astrologiahoroscopo.com
 
 
Horoscopo
Horoscopo 2013
Horoscopo 2014
Horoscopo 2012
Horoscopo Chino 2012
2012 Predicciones
Profecias 2012
Horóscopo 2011
Horóscopo Chino 2011
Horoscopo del amor 2011
Ley de Atracción
Blog
Horóscopo semanal
Besos y signos
Horóscopo Diario
Lugares y signos
Horóscopo del amor
Horóscopo sexual
Profesion y trabajo según signo
El Alquimista
Tarot
Mantras
Carta Natal
Horóscopo Chino
Compatibilidad entre signos
Horóscopo
Astrología
Signos: características
Runas
Oraciones
Karma
Revolución Solar
Numerología
Chakras
Horóscopo Celta
Horóscopo de las Hadas
Horóscopo Indígena
Horóscopo Egipcio
Feng Shui
Reencarnación
Misterios
Meditación
I Ching
Reiki
Rituales
Fechas para evitar
Poder Interior
Foro
Horóscopo de los Colores
Mundo Espiritual
Canales
Publicite Aquí
 

Niños Psíquicos

 
niños psiquicos
 
Las facultades psíquicas a través del desarrollo

Existe la posibilidad de que la conciencia psíquica de una persona, disminuya de acuerdo a la evolución del niño. Cuando crece, aprende a hablar y a concentrarse en una tarea específica. Ya no se permite distraerse con señales leves como el tictac de un reloj o el ruido de los carros que pasan.

A medida que desarrolla su actividad cerebral, va eliminando de su mente ciertos datos irrelevantes, y en este proceso de crecimiento puede cerrar su percepción, sin darse cuenta, y no permitir el ingreso de la información que esta recibiendo telepáticamente.

De todos modos, hay varios motivos para que ciertos niños puedan conservar sus facultades psíquicas aun en su vida adulta. En algunos casos, los niños que se sienten abandonados o marginados, pueden sentir la necesidad de desarrollar y dar a conocer sus facultades psíquicas como una forma de reclamar atención. El hecho de saber algo que los demás ignoran es un medio que probablemente les convierta en el centro de atención de una manera gratificante.

 

Mas sobre:
Mediums
Medium
Niños Psíquicos
Aspecto Físico
Trastornos Cerebrales
Jovenes Adivinos
Libertad Mental
La Virginidad